Cosas del tiempo

La llegada de enero ha sido productiva para mi estadía en casa durante algunos días que tuve libres en el trabajo, puesto que la temperatura decendió ayer oficialmente a 14 grados centígrados durante la madrugada (lo sé porque tenía el termómetro a mano), lo cual genera una brisita fría sabrosísima que hace que uno duerma acurrucado y divino. Ya me tocó sacar el pantalón de mono y las medias para dormir porque el hedredón grueso no es suficiente para cobijarme; la época fría además me recuerda de mis días de colegio, en los que estudiaba en un colegio de monjas fastidiosísimo y con falda además, así que por estos días había que ir con bufandita y guantecitos tratando de compensar el frío que penetraba el cuerpo por las piernas.
Hablando de otro tema, hoy haciendo mercado ví a un muchacho que me enamoraba cuando tenía como 15 años, lo irónico del asunto es que en aquel momento y como buen adolescente más inmaduro de lo que soy ahora, siempre lo rechazaba por feo al pobrecito, pues resulta que el niño feo ahora está convertido en todo un galán digno de una edición completa de los caramelitos del día….. shit happens.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: