El paraiso


Me perdí este fin de semana queridos lectores, el lector de feeds ya me anuncia unos 70 post nuevos en los blogs que leo, tengo que contestar sus comentarios y tengo que pasar por las casas de algunos nuevos lectores que han tenido la amabilidad de pasar por acá, en fin, tengo mucho por hacer acá en la blogosfera.
Ahora bien, todo ese retraso valió la pena porque vengo llegando de
, sí señor el mismísimo paraiso terrenal, de verdad que esa playa es mucho mejor de lo que recordaba, el bellísima, a pesar del oleaje el agua es cristalina, la está limpiecita y el ambiente es quizás la mejor parte, porque en el día cada quien anda en lo suyo, ya sea surfeando, tomando, llevando sol, etc….pero en la noche puedes hacer unos cuantos amigos, la gente como que se olvida de ese individualismo citadino de aquello de que puedo pisarte con un carro pero no voy a detenerme a ver quién eres o siquiera pedirte disculpas…que va, en Cuyagua eso no existe, en la noche se unen los grupos a conversar y tomarse unos tragos, pero si no quieres socializar tampoco nadie te obliga, total libertad para hacer lo que quieras en un ambiente muy cordial.

Ayer por ejemplo, mi amiga tuvo la genial idea de ir al monte justo a la hora de la plaga, regresó a la carpa sin mentirles con lo que entre todos calculamos serán más de 100 picadas de zancudo desde la cadera hasta el cuello, aquella mujer se puso rojísima así que le dí un antialérgico por si acaso no le fuera a dar una vaina en plena playa, pero al ratico los vecinos de las carpas de un lado llegaron a ofrecernos repelente, a ofrecernos ayuda en caso de cualquier eventualidad. Temprano en la tarde nos quedamos pegados porque la arena estaba como peligrosa y salió de repente un gentío a ayudarnos a despegarnos sin que nadie les pidiera ayuda, ya más tarde los vecinos de las carpas del otro lado decidieron ir a comer y nos encargaron de cuidarnos sus cosas no sin antes decirnos que su carpa estaba llena y que podíamos tomar cualquier cosa que necesitáramos, por cierto que esta mañana nos sentimos pobres cuando vimos las botellas vacías de anoche y resulta que estaban tomando whisky del bueno, mientras que nosotros estábamos a punta de guarapa e’ coco, así es la vida.

De verdad que la pasamos buenísimo, esta mañana nos paramos nos echamos nuestro bañito de playa y recogimos la carpa y las cosas tipo tranquilo y con calma, como a las 11am estábamos en el echandonos un baño exquisito de agua dulce que incluyó jabón y todo, por supuesto nos quedamos un rato más ahí disfrutando del agua fría y dulce para luego partir… así que, aquí estoy contandoles la historia de mi fin de semana, que no puedo esperar para repetir.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: